ESCENAS NAVIDEÑAS

AUTOR: José María Rodríguez Sorroche.

En el escenario un pozo, a la derecha junto al pozo tendremos un montículo. Entra una hebrea por la izquierda, luego otro hebreo también por la izquierda.)
HEBREA.-¡Mira, por ahí viene mi amigo! El te confirmará todo lo que te he contado.
(Entra por la derecha el otro hebreo y se saludan los tres)
HEBREO-2.-¡Hola!, Aquí estoy, ¿Para qué me has llamado?
HEBREA.- Porque mi amigo no se cree que nosotros conocimos a los padres de Jesús, el Mesías, que fue crucificado hace varios años, cuando de chicos jugábamos por estos parajes.
HEBREO-2.- Sí, realmente los conocimos. (Suspirando) .Todavía me parece ver a José esperando a María junto al pozo.
(Los hebreos se desplazan para una esquina y entra José por el otro lado y espera junto al pozo mirando hacia el lado por donde entrará María)
JOSÉ.- ¡Hola María! Cada día se me hace más larga la espera.
MARÍA.- Sabes que no puedo venir antes. Es la hora de todos los días.
JOSÉ.- Deja que te ayude.
(Le coge el cántaro y van hasta el pozo ; simulan llenar el cántaro de agua mientras hablan)
MARÍA.- ¿Has trabajado mucho hoy?
JOSÉ.- ¡Imagínate, estoy haciendo nuestros muebles sin abandonar el trabajo de la calle! No olvides que sólo faltan unos meses para la boda.
MARÍA.- Bueno José, me tengo que marchar.
JOSÉ.- Te acompaño.
(Cogen el cántaro y se van juntos)
HEBREO-1.- Bueno, ¿Y qué pasó después cuando se casaron?
HEBREO-2.- Pues como había indicado José lo hicieron varios meses después.
HEBREA.- Sí, pero antes ocurrieron sucesos extraordinarios.
(María aparece y se arrodilla en un reclinatorio, entra el Ángel de la Anunciación)
ÁNGEL.- (Encima de un montículo). Te saludo, María, llena eres de Gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres. (María se turba ante estas palabras)
ÁNGEL.- No temas, María, porque has encontrado Gracia delante de Dios. He aquí que tendrás un hijo al que pondrás por nombre Jesús.
Será llamado Hijo del Altísimo.
MARÍA..- (Inclinando la cabeza en señal de aceptación y con las manos sobre el pecho). He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra.
HEBREO-1.- Oye, ¿Es verdad que Isabel, la prima de María , dio a luz un hijo varón siendo ya muy mayor?
HEBREO-2.- Sí, amigo, es verdad.
HEBREA.- ¡Y tan verdad! Como que María fue a visitarla y no quieras ver cómo se puso José!
( Por la izquierda entra Isabel y por la derecha María. En el centro se saludan y conversan)
ISABEL.- Bendita tú entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. ¿De dónde que venga a visitarme la Madre de mi Señor?
MARÍA.- Nada más enterarme he venido lo más rápidamente posible.
ISABEL.- Yo también me he enterado que vas a ser la Madre de mi Señor.
MARÍA.- Sí, el Señor ha puesto los ojos en la humildad de su esclava.
ISABEL.- Feliz sea la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor
MARÍA.- Mi alma glorifica al Señor.
(Se retiran por un lado y entran José y Cleofás y se encuentran en el centro de la escena. Más tarde entra también Isaac.)
CLEOFÁS.- ¡Hola José! No viniste ayer a casa ¿ocurre algo?
JOSÉ.- No, no, nada, sólo que acabé los encargos del taller muy tarde.
ISAAC.- (Entra) ¡Buenos días Cleofás ¡ ¡Buenos días José! ¿Está mi encargo?
JOSÉ.- Sí, Isaac. Ahora te lo traigo. (Sale un momento y entra con una silla)
ISAAC.- Gracias, toma lo prometido. A propósito, he visto a María en una caravana. ¿Adónde va?
JOSÉ.- ¿Que se ha ido? ¿A dónde? ¿Cuándo?
CLEOFÁS.- No lo pude impedir José. Ya sabes cómo es María. Desde que se enteró que Isabel , a pesar de su avanzada edad, esperaba un hijo, decidió marcharse lo antes posible para ayudarla.
JOSÉ.- Sí, lo comprendo, pero no me gusta que se haya marchado sola por esos caminos.
ISAAC.- Totalmente sola no, pues va en una caravana…
CLEOFÁS.- … Que la dejará en la misma puerta de la casa de Isabel.
JOSÉ.- ¡Está bien! Pero… irse sin avisar…
CLEOFÁS.- Ya sé , Ya sé. Pero para María lo primero es ayudar a los demás.
JOSÉ.- Lo sé y la admiro pero… ¡En fin, nada puedo hacer salvo rezar! Volveré al trabajo.
ISAAC.- Seguro que volverá para preparar vuestra boda. (Salen de la escena todos)
HEBREO-1.- ¿Se le quitó el enfado a José?
HEBREA.- Sí. Claro y se casaron. Pero amigos, nunca faltan complicaciones y estando María para dar a luz, tuvo que emprender viaje a Belén.
HEBREO-2.- Bueno, ella y todos nosotros.
HEBREA.- Todavía me parece ver a María encima del borriquillo.
HEBREO-2.- ¡Con cuánto amor la sujetaba José!
HEBREO-1.- María lo pasaría muy mal ¿No?
HEBREA.- Sí, imagínate en su estado hacer ese viaje tan largo y ¡ Encima en un burrito!
HEBREO-2.- Lo peor vendría después. No encontraron posada.
HEBREA.- En todas las puertas que llamaban les decían que no podían recibirlos.
HEBREO-1.- ¡Qué solos se sentirían! De todas formas algún lugar encontrarían. Todos sabemos que el Niño nació en Belén.
HEBREO-2.- Sí, un posadero les permitió descansar en el establo junto a los animales.
(Se habrán colocado detrás de una mampara José y María con el Niño en brazos. Se retira la mampara. Se le van acercando las dos pastoras)
PASTORA-1.- ¡Qué frío hace esta noche!
PASTORA-2.- No te quejes y haz fuego. ¡Ten la leña! (La trae y se escuchará un villancico)
PASTORA-1.- ¿Has escuchado? ¿No has oído una dulce música?
PASTORA-2.- ¡Sí, yo también la he oído!
ANGEL.- No tengáis miedo. Vengo a dar una gran noticia. Hoy ha nacido en Belén el Salvador, el Cristo Señor. Encontraréis al Niño envuelto en pañales acostado entre pajas. ( El Ángel se va. Los pastores preparan sus regalos y se acercan al Portal quedando así colocados en sus sitios. Si algún otro niño o niña vestido de pastor lo desea, puede añadirse a las pastoras anteriores.)
HEBREO-1.- ¿Y sólo los pastores adoraron a Jesús?
HEBREA: ¡Oh, no! Llegaron gente importantísima.
HEBREO-2.- ¡Importantísima!. Tres Reyes de Oriente.
HEBREO-1.- ¿Y cómo encontraron el camino?
HEBREA.- Una bellísima estrella surgió del cielo y les indicó el camino a Belén.
HEBREO-2.- ¡No te olvides de Herodes!
HEBREO-1.- ¿Qué pasó?
HEBREA.- Pues verás… ( Aparecerán los tres Reyes Magos caminando) magestuosamente, siguen a una estrella que de pronto desaparece)
MELCHOR.- ¿Y la estrella? ¡Ha desaparecido!
GAZPAR.- ¿Qué haremos sin ella?
BALTASAR.- ¡Estamos perdidos!
MELCHOR.- ¡Mirad, allí a lo lejos se distingue una ciudad!
GAZPAR.- Si os parece podemos acercarnos.
BALTASAR.- No hace falta, viene un soldado. (Entra un soldado y Herodes.)
SOLDADO.- ¿Quiénes sois?
BALTASAR.- Somos Reyes de Oriente.
SOLDADO.- ¿Qué deseáis?
GAZPAR.- Deseamos ver a vuestro rey.
HERODES.- Yo soy el rey. ( Se saludan los reyes)
MELCHOR.- Venimos a adorar al Rey de los judíos que ha nacido.
BALTASAR.- Nos guiaba una estrella pero ha desaparecido.
HERODES.- No vais muy descaminados. Tengo noticias de que ese Niño nació en Belén. Ir a adorarle y después venid a avisarme. Yo también le quiero adorar.
(Se van Herodes y el soldado. Herodes ordena al soldado antes de salir de escena)
HERODES.- ¡Tú!, pregunta por todo Belén y cuando localices a ese Niño me lo comunicas de inmediato.
SOLDADO.- No pararé hasta encontrarlo.
(Desaparecen ambos. Aparece la estrella, los Reyes que no han parado de mirar al cielo tratando de verla, se percatan de ella)
MELCHOR.- ¡Ahí está la estrella de nuevo!
GAZPAR.- ¡Biiieeennnn!
BALTASAR.- ¡Sigámosla!
(La siguen. La estrella se coloca en el centro del establo)
HEBREO-1.- Oye ¿Y los Reyes volvieron a ver a Herodes?
HEBREO-2.- No. Un ángel les advirtió del peligro que corría el Niño si lo avisaban.
HEBREA.- Así que volvieron a sus tierras por otros caminos.
HEBREO-2.- Bueno… ¡No te adelantes! Primero adoraron al Niño y le ofrecieron sus presentes al igual que los pastores y el soldado.
HEBREA.- Sí, pues el soldado en su búsqueda encontró al Niño y también lo adoró.
SOLDADO.- Te ofrezco mi arrepentimiento por haber usado las armas y no el diálogo para resolver los problemas.
PASTORA-1.- Aquí te ofrezco lo mejor de mis ovejas. ( Opcional)
PASTORA-2.- Te doy lo más valorado por mí. (Opcional)
PASTORA-1.- Toma también esta manta de lana para que estés abrigadito.(Da un beso al final)
PASTORA-2.- Y estos pañales y ropita de mis hijos. .(Da un beso al final)
(Los Reyes se arrodillarán por orden y entregan también sus presentes)
MELCHOR.- Te ofrezco oro como Rey.
GAZPAR.- Te ofrezco incienso como Dios.
BALTASAR.- Te ofrezco mirra como hombre.
HEBREOS: Y ahora cantaremos unos villancicos, gracias. ( todos forman un coro)
CANTARÁN TODOS EN EL ESCENARIO EL VILLANCICO.

UNA ESTRELLITA EN EL CIELO.

Estribillo:

Ya vienen los pastorcillos.
Ya vienen hacia el Portal.
Y le traen al Niño chiquito
muchos regalitos que le han de gustar.

BIS

Estrofa-1

Una estrellita en el cielo,
se ha parado en el Portal;
seguiremos su camino,
porque ella nos va a guiar.

Estribillo.

Estrofa-2

-¿A dónde vas pastorcillo?
– Voy camino de Belén,
que quiero adorar al Niño,
al Niño que es nuestro rey.

Estribillo.

En Lora del Río a 1 de diciembre de 2.002

UTILLERÍA:
– Aparte de las correspondientes indumentarias (podemos coger ideas de las mismas figuras de los portales de Belén) prepararemos lo siguiente:
. Reclinatorio.
. Haz de leña.
. Niño Jesús, cuna y paja.
. Ropita de lana, pañales, tarro de leche, etc.
. Cántaro.
. Algo de madera, sillita, etc.
. Dinero.
. Cestas, dos para las pastoras.
. Tres cajas, una para el oro, otra para el incienso y la tercera para la supuesta mirra.
. Bastón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s